Black Summer: Segunda Temporada: Manteniendo la esencia

Cuando se estrenó la primera temporada, Black Summer demostró tener lo que hace falta para hacerse un hueco entre tantas otras series y películas de zombis. Producida por The Asylum, y actuando de precuela de Z Nation, vuelve ahora con una segunda temporada que mantiene muy bien la esencia. Con historias y escenarios diferentes a lo que vimos en sus primeros ocho capítulos, eso si; pero con el mismo estilo. Disponible en Netflix, desde el 17 de Junio.




Que no decaiga

La primera temporada de Black Summer nos contaba, mediante distintos enfoques y tramas en forma de cortos, como tras los primeros días de un apocalipsis zombi, un grupo de personas corrientes debía tratar de escapar y encontrar a sus seres queridos. En esta segunda temporada, el verano ha dejado paso al frío invierno, y las mordeduras de zombis son solo uno más entre todos los problemas que deben afrontar los protagonistas.

De nuevo contamos con ocho capítulos, de unos cuarenta minutos cada uno, donde vemos viejas caras conocidas, y otras nuevas que se incorporan al elenco. La mecánica es más o menos la misma, cada capítulo muestra distintas perspectivas argumentales, enfocadas en los determinados grupos de supervivientes.


Ahora, las otras personas que quedan, se han vuelto en su mayoría aún más peligrosas que antes, y no puedes fiarte ni de tu sombra; lo que implica que cualquier ligero despiste puede resultar fatal. Los zombis siguen siendo rápidos y muy letales; y un auténtico grano en el culo igual que siempre. Y para rematar, el excesivo frío que hace, pone las cosas aún más difíciles si cabe. Es decir que, o mueres por una mordedura o arañazo zombi, o de un tiro en la espalda, o muerto de hambre, o congelado; muy esperanzador todo si. Y en todos esos casos, igualmente vuelves a levantarte transformado para atormentar a aquellos supervivientes que quedan cerca; mientras no te metan un tiro en la cabeza.

La serie sigue teniendo gancho, aunque argumentalmente descienda en ciertas ocasiones y pierda algo de fuerza. Lo que si tenemos que concederle, es que, a pesar de ser otra más de tantos apocalipsis zombi vistos, no varía esa esencia que la distingue del resto.




Lo bueno y lo malo

La segunda temporada de Black Summer, arranca bastante bien, frenética y con mucha acción, aunque apenas diálogo; lo cual no implica una falta de entendimiento del argumento, todo sea dicho. Desde los primeros minutos nos ponen sobre aviso, y podemos observar que los vivos no lo van a tener nada fácil tampoco esta vez.


Y mostrar los distintos enfoques y situaciones, muchas de ellas con saltos en el tiempo para aclarar lo sucedido en la piel de los diferentes personajes, ayuda a entender mejor el trasfondo de sus historias, y lo que lleva al resultado final.

Se mantienen muy bien las intensas persecuciones, que resultan igual de estresantes, aunque también vuelve el oportunismo de determinadas escenas; aquello que parece estar colocado estratégicamente en un escenario de tal manera que ayude al sujeto a escapar más fácilmente.


Por otro lado, ahondan más en las motivaciones de algunos de los protagonistas, permitiendo entender mejor cada punto de vista; observando mientras tanto cómo se adapta cada sujeto en esta situación, tras tiempo después de su origen.

Sin embargo, a lo largo de los ocho nuevos capítulos, la trama de Black Summer sufre de de algunos altibajos. En un principio, no dejan lugar al respiro emocional, con mucha acción agobiante y llena de frialdad, donde se refleja la crueldad de unos y la impotencia de otros.


Tras varios capítulos muy excitantes, llega una especie de tregua calmada, donde los diálogos y las emociones de los personajes toman un papel demasiado importante, y prescinden en gran parte de dicha acción. Esto provoca un bajón en el ritmo de la trama, volviéndola menos emocionante, lo cual se arregla al final de la temporada que vuelve a tomar un giro más movido y rápido. A pesar de todo esto, y de escenas que quizás se ven alargadas en exceso, Black Summer es una serie muy interesante, con un enfoque verdaderamente distinto, a pesar de las inevitables semejanzas con otras.




Conclusión Black Summer: Segunda Temporada

La segunda temporada de Black Summer mantiene la esencia que vimos en la primera, con viejas caras conocidas y nuevas por descubrir, en un entorno muy distinto.


Sus distintos enfoques y saltos temporales, ayudan a ver las diferentes perspectivas de los personajes y conocer mejor la trama y el camino que toma. Sufre de ciertos altibajos narrativos, y aunque comienza intensa y frenética, tras unos capítulos desciende la emoción, para dar paso a un exceso de diálogo; lo cual se arregla muy correctamente al final de la temporada.


A pesar de todo, la serie mantiene su enfoque y sigue haciéndose un hueco entre otras destacadas del género zombi, una de las mejores.

Nota: 8/10


7 visualizaciones0 comentarios